Despido nulo:Control indebido de GPS en vehículos mercantiles

gps

Algunos de nuestros clientes, cuentan entre sus activos con vehículos tipo flota industrial que utilizan sus trabajadores para cumplir con sus cometidos a diario: entregan a domicilio, visitan a clientes en entorno comercial, transportan mercancías, enseres y utillajes del trabajo, etc. Muchas de las empresas que utilizan dichos vehículos cuentan con sistemas GPS de control de recorridos, principalmente con la finalidad de conocer cualquier incidente que pudiera ocurrir a sus empleados y mercancías o materiales(accidentes de tráfico, robo, etc.), pero también es cierto que ello permite un alto grado de control sobre el cumplimiento por parte del personal respecto al uso y destino diario de esos vehículos.

Podemos preguntarnos entonces, si un vehículo de empresa, destinado a usos exclusivamente mercantiles, y conducido por cualquier persona empleada que deja con el GPS un rastro inequívoco sobre su trayectoria, al ser fiscalizado a diario puede amparar un despido del trabajador que utiliza el vehículo fuera de su horario de trabajo y para finalidades distintas a aquellas para las que se le entregó el vehículo.

En realidad, está claro que el vehículo siendo propiedad de la empresa, no puede ser utilizado por el empleado para sus fines particulares, pero también es cierto que la herramienta de seguimiento por GPS con el rastro correspondiente, tampoco puede ser utilizado como probanza y base de un despido cuando se refiere a trayectorias realizadas fuera de horario de trabajo si el empleado no era consciente ni estaba notificado de que dicho control se podía ejercer en cualquier momento.

Así, lo recoge una reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Andalucía en la que se determina que en estos casos, “el uso de los datos obtenidos con el GPS se han utilizado para una finalidad distinta a las prevista, que es “garantizar la seguridad y coordinación de los trabajos” con la finalidad de control durante su jornada laboral, sino que se han usado sobre tramos horarios ajenos a la jornada laboral, como los periodos de baja por incapacidad temporal, para lo que no había autorización”.

La sentencia, declara la nulidad del despido, al quedar constancia de que el trabajador no era conocedor, de la instalación del GPS, en el vehículo que conducía, para un supuesto ajeno al control de su jornada de trabajo.

Por ello, continúa indicando la sentencia, que “…según dispone el artículo 5 de la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD), el interés privado del empresario no puede justificar que el tratamiento de datos sea empleado en contra del trabajador sin que haya existido una información previa sobre el control laboral puesto en práctica… y que no hay en el ámbito laboral, por expresarlo en otros términos, una razón que tolere la limitación del derecho de información que integra la cobertura ordinaria del derecho fundamental del artículo 18.4 de la Constitución Española, de modo que ”no será suficiente que el tratamiento de datos resulte en principio lícito, por estar amparado por la Ley -artículos 6.2 de la LOPD y 20 del Estatuto de los Trabajadores-, o que pueda resultar eventualmente, en el caso concreto de que se trate, proporcionado al fin perseguido; el control empresarial por esa vía, antes bien, aunque podrá producirse, deberá asegurar también la debida información previa”.

Por tanto se puede concluir en que no hay una habilitación legal expresa para esa omisión del derecho a la información sobre el tratamiento de datos personales en el ámbito de las relaciones laborales.

 

Esperamos que os sea de utilidad

 

 

Comentarios cerrados.


Contacta con Nosotros