ENTREGAR FACTURAS DE UN CLIENTE A PETICIÓN DE LA AGENCIA TRIBUTARIA: VIABLE

aeat-logo1

Nos hacemos eco de un asunto que incluía a un colegio privado, a la Agencia Tributaria y un luciente del colegio.

La AEAT, solicitó información a colegio, sobre las facturas abonadas por una familia que estaba siendo comprobada fiscalmente. Los tres hijos de la familia, interpusieron recurso de casación ante el Tribuanl Supremo por entender que se violaba su derecho a la intimidad, ya que en las facturas aparecían sus datos personales.

Ahora, el Tribunal Supremo desestima el recurso indicando que:

-La información facilitada ni era reservada ni se obtuvo de forma ilícita.

-Las facturas contienen datos personales de los menores pero no todo dato personal es íntimo ni la protección que a la información personal fundamenta el artículo 18 de la Constitución puede erigirse en obstáculo para el cumplimiento del deber que la propia Constitución impone a todos de contribuir al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con la capacidad económica de cada uno.

-Las referencias al colegio en que estudiaban los menores, a que realizaban una actividad extraescolar y a que comían en el centro no forma parte, propiamente, del ámbito de la intimidad y en ningún caso están excluidas del conocimiento de la Administración Tributaria desde el momento en que todas ellas tienen una traducción económica y, por tanto, son relevantes para establecer la capacidad económica de su padre.

-La información recibida por Hacienda es de carácter personal pero no pertenece al ámbito de la intimidad reservado al conocimiento propio o familiar ni está excluida de la potestad de inspección y comprobación tributaria. Predomina en ella el carácter económico, de manera que esos datos no son «privados».

 

Y por tanto, entregar a la Agencia Tributaria por parte del Colegio, las facturas emitidas a un padre por los gastos de enseñanza, manutención y extraescolares de sus hijos no supone la vulneración del derecho a la intimidad y a la protección de datos de carácter personal, siempre que se garantice la adopción de medidas para garantizar la confidencialidad de la información.

 

En fin, ya sabéis, no hay escudo en la privacidad para no entregar facturas a la Agencia Tributaria en casos como éste.

Comentarios cerrados.


Contacta con Nosotros