Nuevo control de datos de pasajeros de avión

Aeropuerto

La sucesión de atentados ocurridos en los últimos tiempos, unidos a la entrada en vigor del nuevo Reglamento Europeo de Protección de Datos, han hecho saltar las alarmas sobre el tratamiento de la información sobre viajeros y precipitar lo que desde 2016 os estuvimos trasladando: se prepara un registro de viajeros/pasajeros con todo tipo de información.

A partir de mediados de 2018, todos los pasajeros de vuelos quedarán registrados mediante el PNR (passenger name record), es decir, un registro en que justo a lo largo del tiempo que media entre aterrizar y salir del vuelo, recoger equipajes y pasar los controles, las autoridades ya habrán recopilado el mayor número de datos posible del pasajero y posteriormente, cruzará esos datos con los existentes en buscadores y redes sociales por si la actividad ‘online’ de la persona en cuestión pudiese convertirla en sospechosa de cometer un atentado en nuestro país. Los datos que se pretenden recopilar serán al menos:

1. Localizador de registro PNR.

2. Fecha de reserva/emisión del billete y datos de pago

3. Fecha de viaje prevista

4. Nombre y apellidos.

5. Dirección y datos de contacto (número de teléfono, dirección de correo electrónico).

6. Cualquier información recogida en el sistema de información anticipada sobre los pasajeros (sistema API).7. Itinerario completo del viaje para el PNR específico.

7. Información sobre el billete, incluidos el número del billete, la fecha de emisión, los billetes solo de ida y la indicación de la tarifa de los billetes electrónicos.8.  Información sobre códigos compartidos.

8. Agencia de viajes/operador de viajes.

9.Dirección de facturación.

10. Situación de vuelo del pasajero: confirmaciones, facturación, no comparecencia o pasajeros de última hora sin reserva.

11. Toda la información relativa al equipaje

12. Datos del asiento, incluido el número.

13.Información sobre viajeros asiduos.

14. Datos sobre menores no acompañados

15. Número de viajeros y otros nombres de viajeros que figuran en el PNR.

 

Ello es viable, en base a la Directiva de la Unión Europea de abril de 2016, según la que todas las aerolíneas están obligadas a proporcionar a los Estados Miembros no solo el número de pasaporte o DNI del pasajero, como cabría esperar, sino también aquellos datos complementarios que haya obtenido en el proceso de compra del billete: dirección física, número de la tarjeta de crédito, correo electrónico o número de teléfono. Una vez recopilados todos estos datos, los diferentes países analizarán y compararán los datos obtenidos de las redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram, Linkedin, You Tube, Foros, etc.) en base a los Nicks, usuarios, comentarios, fotos, metadatos, etc. con los niveles límite establecidos por el país, en este caso en España que almacenará dicha información en la Oficina Nacional de información de Pasajeros dependiente del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado, que será gestionado por el contrato de desarrollo adjudicado a Indra por 1,38 millones de euros.

La problemática principal radica en el límite gris que existe entre la normativa reguladora y los derechos fundamentales, ya que este “escaner” de información se practicará no solo a sospechosos de terrorismo, sino a todos los pasajeros, que estaríamos vigilados constantemente, lo que ha conllevado multitud de críticas y más de 800 enmiendas aportadas por el Grupo de Trabajo de la Unión Europea de Protección de Datos, sin demasiado éxito.

Lo cierto es que le medida parece que entrará en vigor antes del mes de mayo de 2018 y que nuestra intimidad puede verse comprometida.

 

Reflexiona: ¿lo crees necesario?¿estás de acuerdo?

Comentarios cerrados.


Contacta con Nosotros